Comparte Enkarterri

Esta Semana Santa viaja a la Euskadi más enigmática2018-03-22

¿Aún no tienes planes para esta Semana Santa? ¿Es tu primer viaje a Euskadi y quieres descubrir nuestro lado más auténtico? ¿Te ha pillado el toro y has decidido quedarte en casa? Sean cuales sean tus circunstancias, te traemos las mejores ideas para que disfrutes de unos días memorables en uno de los rincones más enigmáticos del país, a un paso de Bilbao. Esto es Enkarterri, una comarca de asombrosas panorámicas, fortalezas medievales y sabores contundentes.

 

Jueves Santo de lujo

Enkarterri es un lugar de récords. Para muestra, Torre Loizaga, la mayor colección privada de Rolls-Royce del mundo. Resguardados entre montañas y viñedos en una casa-torre del siglo XIV, se conservan relucientes decenas de modelos de esta y otras marcas de lujo. La torre se encuentra en Galdames, en un paraje exuberante muy cercano a la playa de La Arena. [Más info]

Comer en Muskiz con las fieras aguas del Cantábrico como telón de fondo es siempre un acierto de lo más relajante. Si el tiempo lo permite, no puedes pasar por alto Itsaslur, un paseo marítimo que sortea los acantilados costeros entre magníficas vista del mayor arenal de Bizkaia y los antiguos vestigios mineros.

Al caer la noche de Jueves Santo es inevitable desplazarse a Balmaseda. Esta villa, la primera de Bizkaia, representa cada año la Pasión Viviente más famosa de Euskadi, que comienza a las 21:30 con la Última Cena.

 

Viernes Santo: procesión y txapelas

¿Quién dijo que una procesión no es más que un desfile de pasos? El Vía Crucis de Balmaseda es sobrecogedor por su extraordinario realismo. Cuenta con casi cinco siglos de historia y un valor escenográfico que atrae a visitantes de medio mundo. Los actos de Viernes Santo comienzan a las 9:30 de la mañana y terminan a mediodía.

A primera hora de la tarde la villa recupera la serenidad y nos invita a recorrer sus callejuelas empedradas. En ellas conviven iglesias, palacetes, mansiones de indiano o la casa consistorial, conocida como La mezquita por su gran pórtico de columnas de inspiración mudéjar.

Pondremos colofón al día con una prenda muy especial, quintaesencia de la vasquidad. Porque, ¿qué sería un vasco sin su txapela? En Boinas La Encartada lo saben mejor que nadie: durante años las fabricaron a destajo. La antigua fábrica textil ha llegado hasta nuestros días tal cual se inauguró, con sus poleas, correas, turbinas y el resto de la maquinaria aún en funcionamiento. Se encuentra en un paraje cautivador, junto a las aguas del Kadagua. [Más info]

 

Sábado Santo: la Ruta del Hierro

¿Sabías que hacían falta más de 3.000 clavos para construir un caserío? Los forjaban aquí, en la ferrería El Pobal de Muskiz. Y no sólo clavos: arados, guadañas, enrejados... y hasta las espadas que tiñeron la comarca de rojo en las encarnizadas guerras banderizas de la Edad Media. El Pobal mantiene viva su llamada desde 1504 y cada sábado a las 12:00 del mediodía nos sorprende con una demostración en vivo que envuelve en fuego la vieja forja. [Más info]

Por la tarde, y tras un almuerzo de lo más energizante en el espléndido puerto de Zierbena, te proponemos una experiencia de vértigo en el Museo de la Minería del País Vasco, en Abanto Zierbena. Entre asombrosas vistas de la antigua mina Concha II, el  museo nos conduce por la turbulenta historia de un mundo del que hoy apenas quedan el recuerdo y las impresionantes panorámicas que dieron nombre e identidad a esta tierra. [Más info]

 

Domingo de Pascua: Karrantza, el valle de los prodigios

En pocos lugares la naturaleza se manifiesta con tanto esplendor como en Karrantza, uno de los valles más extensos de Euskadi. Entre las cumbres y los bosques del Parque Natural de Armañón se extiende un laberinto infinito de cavernas. Y, sí, también éste es un lugar de récords: la cueva de Pozalagua, elegida Mejor Rincón de la Guía Repsol en 2013, esconde la mayor concentración de estalactitas excéntricas del mundo. Tras este tecnicismo se esconde un espectáculo deslumbrante que parece desafiar las leyes de la gravedad: formaciones que se rizan y entrelazan a capricho, conformando un mosaico subterráneo hipnótico. [Más info]

En el valle, en medio del sosiego aparente de la naturaleza, acechan panteras, linces, ciervos, canguros, guanacos... Son los moradores de Karpin Abentura, un centro de acogida de animales silvestres que ya no pueden ser devueltos a su hábitat y que aquí encuentran un hogar seguro.

 

Más noticias