Enkarterri

La comarca más occidental de Bizkaia

La comarca de Las Encartaciones constituye la parte más occidental de Bizkaia y limita con Cantabria y Burgos. Conformada por los municipios de Abanto-Zierbena, Alonsotegi, Artzentales, Balmaseda, Galdames, Gordexola, Güeñes, Karrantza Harana, Lanestosa, Muskiz, Ortuella, Sopuerta, TurtziozZalla y Zierbena.

Tratándose de una comarca de larga historia, ésta ha dejado su impronta en un variado y rico patrimonio tanto natural como cultural y monumental.

Las pinturas rupestres y grabados sobre piedra de las Cuevas de Ventalaperra (Karrantza) y Arenaza (Galdames) corroboran la presencia humana en la comarca en el Paleolítico Superior.

La calzada romana Flaviobriga-Pisoraca que atravesaba los municipios de Balmaseda, Zalla y Sopuerta da fe de la presencia romana en Encartaciones.

En la Edad Media nacieron las instituciones que regularían la vida de la comarca durante muchos siglos. La tradición señala que en cada una de las villas y concejos, el pueblo se reunía a la sombra de un viejo roble para administrar el territorio. En San Miguel de Linares (Artzentales ) aún puede observarse dicho lugar, conocido como “el rebollo del concejo”. Años después, el punto geográfico central de la comarca, Abellaneda (Sopuerta) se convirtió en el lugar de celebración de la Junta General, organismo que agrupaba a todos los concejos y en el que se trataban temas comunes a toda la comarca. Así nació el Fuero Viejo en el año 1394.

Durante la Edad Media tuvieron lugar las guerras de bandos o luchas banderizas. Los linajes más poderosos agrupados en dos grandes bandos, oñacinos y gamboínos, se enfrentaron durante años por las fuentes de riqueza y poder a lo largo y ancho del Territorio de Bizkaia. Para su defensa construyeron casas-torre en lugares estratégicos; de los cuales aún quedan gran número en Las Encartaciones testigos de dichos enfrentamientos. El final de este periodo trajo consigo la llegada de una época más tranquila que supuso la construcción de palacios urbanos y el agrupamiento de la población en concejos y villas.

Las Encartaciones siguieron teniendo su propia jurisdicción y solamente acudían a Juntas Generales de Gernika para asuntos de interés común con el Señorío. En 1503 se redactó el Fuero Nuevo pero no fue hasta 1576 en el que se firmó un acuerdo con el Señorío de Bizkaia.

Se inició entonces una época de progreso en la que el comercio fue el principal motor de la economía. Cruzaba la comarca el Camino Real que, siguiendo el río Kadagua, unía Bilbao con Castilla. Coincidiendo con el auge del Puerto de Bilbao, por este camino se transportaban en ambos sentidos todo tipo de mercancías: de Castilla se bajaban lanas y trigo y de Encartaciones se llevaban los productos de las ferrerías. Sin embargo la apertura del nuevo Camino Real de Orduña en 1770 supuso la decadencia progresiva del Camino Real encartado lo que resintió la economía de la comarca.

La excepcional calidad del mineral de hierro existente en los montes encartados favoreció el desarrollo de una gran industria extractiva en los municipios de Sopuerta, Galdames, Muskiz y Abanto-Zierbena que basaron su economía en torno al hierro que se extraía de las vetas y yacimientos de los montes de Triano.

A partir del siglo XVIII algunas localidades de la comarca como Karrantza y Lanestosa veían declinar su economía y cómo sus jóvenes se marchaban a hacer fortuna en América. Estos emigrantes o “indianos”, como se los denominó, regresaron más tarde con dinero que empleaban en construir elegantes casas y en ayudar a mejorar las infraestructuras de los pueblos.

Éstas son unas pequeñas pinceladas de la rica historia que atesora esta comarca encartada. Os animamos a que la descubráis.