Palacio de El Karpin

Rincones de Enkarterri2018-01-23

En el Karpin de Karrantza se levanta este palacio que mandó construir el indiano Romualdo Chávarri a comienzos del siglo XX. Hoy se mantiene exactamente igual que entonces, sin reformas ni alteraciones.

El palacio se encuentra en el valle de Karrantz, entre el sosiego de la naturaleza y los animales salvajes que habitan Karpin Abentura. Lo mandó construir Romualdo Chávarri a comienzos del siglo XX y se trata, sin duda, de uno de los prodigios de la comarca.

Tanto la historia de su propietario, indiano y masón, como la del edificio es fascinante. La casona se mantiene tal cual se inauguró, con sus inmensos salones, 32 habitaciones, 14 chimeneas y un baño de porcelana traída desde Inglaterra, de la misma fábrica que suministraba a la Casa Real de aquel país. Fue durante un tiempo vivienda personal e hizo las veces de guardería y de cuartel del Ejército republicano durante la Guerra Civil.

Por desgracia, el interior del palacio no es visitable, aunque es posible disfrutar de su sobria fachada y de los cuidados jardines que lo rodean desde el interior de Karpin Fauna, el centro de acogida de animales silvestres que ya no pueden ser devueltos a su hábitat.

Más noticias