Un hallazgo explosivo

Visita combinada a la cueva de Pozalagua, el Centro de Interpretación del Parque Natural de Armañón y la Fábrica de Dolomitas.

Te presentamos un recorrido por la Karrantza más industrial, que comienza en el lugar más inesperado: una catedral subterránea que se extiende por las entrañas del Parque Natural de Armañón. Nos referimos a la cueva de Pozalagua, un prodigio de la naturaleza descubierto que nos sorprende con la mayor concentración de estalactitas excéntricas del mundo, unas formaciones imposibles que parecen desafiar la gravedad. Fue descubierta de forma casual en 1957, después de que una explosión en la cantera Donosa abriera un agujero en la montaña.

El antiguo yacimiento se desmanteló en la década de los 70 para salvaguardar la cueva y en su lugar hoy encontramos un anfiteatro tallado en la propia roca caliza. La dolomía, cortada con la técnica del hilo de diamante, se muestra al desnudo, tan deslumbrante que parece mármol. Es uno de los mejores lugares de la Península Ibérica para observar el proceso de dolomitización.

A sólo unos metros de la cueva se encuentra el Centro de Interpretación del Parque Natural de Armañón, donde se trituraba. El centro, conocido como el Parketxe, nos ofrece un mirador privilegiado de los montes de Armañón y Ordunte.

Una vez triturado, el mineral se trasladaba hasta la Fábrica de Dolomitas, hoy reconvertida en museo, mediante un sistema de tranvía aéreo, el último en funcionamiento en Bizkaia (hasta el año 1976). Aún podemos contemplar las poleas gigantes que lo accionaban de forma manual. Con la dolomía procesada en la fábrica se elaboraban ladrillos refractarios, unas piezas clave en la industrialización que servían para revestir los altos hornos.

 

Columna derecha

Precios

10 € por persona

❱ Grupos de 20 o más: 5 € por persona

 

Horarios

Cueva de Pozalagua

Centro de Interpretación de Armañón

Museo de Dolomitas

 

Información y reservas

946 806 928