Pasión Viviente de Balmaseda

Celosas de su tradición, las gentes de Balmaseda se vuelcan cada Semana Santa en la representación de los últimos momentos de la vida de Jesús de Nazaret. La magnífica teatralidad de la Pasión Viviente y su Crucixión ha convertido el Vía Crucis balmasedano en una de las grandes citas culturales de Euskadi.

Todo comienza el Jueves Santo por la noche, con la Última Cena. Jesús advierte a sus discípulos de que ha sido traicionado y que el nal está cerca. Más tarde, en el Monte de los Olivos, es detenido y conducido ante Caifás.

La representación del Viernes Santo empieza con el Juicio ante Pilato. Jesús es condenado e inicia su Vía Crucis mientras Judas, solitario y angustiado, termina con su propia vida. Toda la tensión de ese suplicio encuentra su clímax en el monte Calvario, donde Cristo muere crucificado.

Información de utilidad

Documentos