Turtzioz

Descubre el caserío trucense

Turtzioz cuenta con un rico patrimonio monumental que convive en perfecta simbiosis con un espectacular entorno natural en el que destaca el Parque Natural de Armañon.

Iniciamos nuestra visita en la iglesia San Pedro de Romaña a cuyos pies se encuentra la plaza de toros.

Justo en frente, ocupando un lugar privilegiado dentro del valle aparece el Palacio La Puente (s.XVIII). Fue en este palacio de estilo barroco clasicista donde se celebró la última reunión del Gobierno Vasco antes de partir hacia el exilio.

Junto a la iglesia pero por su parte posterior, se encuentra el Palacio de Tueros, barroco del siglo XVII. Se halla camino hacia Gordón, barrio en el que nos encontramos con la ermita de la Trinidad y su plaza de toros.
Este peculiar conjunto tiene su réplica en el barrio de San Roque donde la ermita dedicada a este santo cuenta también con su coso taurino.

En el barrio de Pando se encuentra el elemento de arquitectura civil que mejor conserva el aspecto de construcción militar que fue en su origen: la Torre de Pando.

Es en este barrio de Pando, donde encontramos uno de lo selementos que caracterizan a Turtzioz: el caserío trucense. En el siglo XVII, en la zona más occidental de la comarca encartada (Artzentales, Turtzioz y Karrantza) se ensayo con éxito un interesante híbrido entre el caserío vasco y la casa montañesa al que se denominó caserío trucense.

En las cercanías del área recreativa de este barrio podemos contemplar una de las joyas preindustriales del municipio: El Calero. En esta construcción troncocónica de mampostería se obtenía la apreciada cal necesaria para la tierra, los caseríos e incluso para evitar la extensión de plagas y enfermedades, mediante la combustión de la piedra caliza. Hoy en día sobre su parte superior, se halla un precioso mirador desde el que divisar la vega del río Agüera.

Continuando nuestro recorrido llegaremos al barrio de Basinagre donde podremos conocer un conjunto residencial y productivo característico de los grandes Mayorazgos de la nobleza trucense. En él se encuentra el palacio, las ruinas de la ferrería junto al molino del siglo XVIII y que aún funciona, la casa del molinero, la casa del administrador y un puente sobre el Camino Real.

Pero sin duda, uno de los tesoros mejor guardados de Turtzioz es el Parque Natural de Armañón del que comparte titularidad con Karrantza Harana.

Desde el barrio de Cueto, donde entre otros elementos, nos encontramos con la ermita de La Caridad y su plaza de toros, la casa palaciega de Tueros, el pozo del Palacio de Tueros y las típicas casas alineadas, accedemos al parque natural de Armañon declarado como tal en el año 2006. Se trata de una zona de gran belleza e interés medioambiental, gracias a la escasa intervención humana. Tiene una gran variedad de especies animales y una importante masa forestal de bosque autóctono, destacando el robledal de Remendón, uno de los mayores y mejor conservados de Bizkaia. Desde aquí podemos llegar a Armañón con su cumbre redondeada donde se pueden ver caballos, pottokas, ovejas y vacas de monte pastando en sus amplios pastizales. La cumbre de Los Jorrios a la cual se llega a través de un encinar muy bien conservado y las conocidas Peñas de Ranero están también a nuestro alcance desde este punto.

¿Quieres saber cómo llegar? Te lo indicamos.

Información de utilidad

Página web

www.turtzioz.org

Servicios / Información extra

QUÉ VER

  • Caserío trucense
  • Molino de Basinagre
  • Ermitas y plazas de toros
  • Casas Torre y Casas Palaciegas
  • El Calero

TURISMO ACTIVO