Lanestosa

Acogedora villa medieval

La segunda villa de la comarca, enclavada en un valle encantador, sorprende por el esplendor de la naturaleza y su empedrado casco histórico medieval

Lanestosa es el municipio de menor extensión de Bizkaia, una pequeña y encantadora villa enclavada en un estrecho valle y bañada por el río Calera.

Fue fundada en el siglo XIII, junto al antiguo Camino Real, gracias al cual la pequeña villa creció y se enriqueció. Por este motivo se construyeron elegantes casonas y palacetes que compiten por atraer la atención del visitante.

Su casco urbano de callejuelas empedradas nos transporta a la Edad Media, y en él se integran las casas populares de balcones corridos (al estilo cántabro) con los palacios de los siglos XVII y XVIII, entre los que destaca el palacio Colina.

El Puente Viejo, que unía Laredo con Burgos, y el restaurado Horno Calero, que se utilizaba para producir cal a partir de piedra caliza, son otros puntos de interés histórico de esta antigua villa tan bien conservada.

A pesar de sus pequeñas dimensiones, o quizás por esta razón, Lanestosa es un lugar encantador. Su trazado es perfecto con tres viales rectos y empedrados, paralelos al río, que se cruzan con otros dos más cortos, de inequívoca estructura medieval.

Lanestosa, sin haber perdido su carácter rural, presume de casas balconadas con corredores, calles encachadas, plaza porticada y algunos palacios de los siglos XVII y XVIII que merecen ser descubiertos paseando entre sus calles.

Existen múltiples opciones para realizar rutas a pie y disfrutar de unos parajes excepcionales: ascenso al monte Zalama, Balgerri con su hayedo, la ventana de Relux, etc.

¿Quieres saber cómo llegar? Te lo indicamos.

Información de utilidad

Página web

www.lanestosa.org

Servicios / Información extra

QUÉ VER