Puente Viejo

Símbolo de la Villa

Sus principales valores residen en la inconfundible silueta alomada de tres arcos, el central, de medio punto, mucho más grande y elevado que los otros dos y el castillete asentado sobre la pila más próxima a la ribera derecha.

Pertenece a la familia de puentes fortificados bajomedievales

El lugar más emblemático de Balmaseda es sin duda el Puente Viejo, también llamado Puente de la Muza que se ha convertido en el símbolo por antonomasia de la Villa y su rico pasado como enclave comercial.

Es un puente medieval del siglo XV, que está construido sobre las cepas de uno anterior del siglo XII que era de madera (por eso es conocido como Romano).

El puente consta de tres arcos desiguales, siendo mucho más ancho y esbelto el central. Sobre un lado del puente se alza un torreón en cuyo interior hay una pequeña sala desde donde se defendía a la Villa, a la que se accede a través de unas escaleras de caracol.

Era una de las antiguas puertas de acceso a la villa y tenía la función de aduana, pues era el lugar en el que tenían que pagar impuestos los mercaderes, comerciantes y demás personas ajenas a Balmaseda que querían acceder a la villa, ya que era parte de la antigua calzada romana que unía Castilla y Flaviobriga (Castro Urdiales).

Carece de tráfico rodado y su calzada está adoquinada. Debido a la forma peculiar de este puente y a su pavimento, el paso de carros y caballerías se hacía dificultoso, por lo que se decidió la construcción de otros puentes.

Este puente une los barrios del Cristo y San Lorenzo, el antiguo barrio judío.

¿Quieres saber cómo llegar? Te lo indicamos.

Información de utilidad

Dirección

C/ Cristo, 1
48800 BALMASEDA (Bizkaia)

Servicios / Información extra

Visitable a cualquier hora del día