Visita guiada a Balmaseda

7 y 8 de diciembre2019-11-28

Descubre Balmaseda como nunca antes lo habías hecho, de la mano de quienes mejor la conocen. Nuestros guías te mostrarán el Puente Viejo, las empedradas callejuelas del casco histórico, sus iglesias, palacetes y casas señoriales, y te desvelarán los secretos mejor guardados de esta villa casi milenaria. En el precio de la visita se incluye la entrada al Museo de Historia y al Centro de Interpretación de la Pasión Viviente.

❱ Cuándo: 7 y 8 de diciembre

❱ Hora: 12:30

❱ Precio: 8 € por persona

❱ Duración: 1 hora y media

❱ Punto de encuentro: Enkartur (c/ Martín Mendia, 2)

 

Primera villa de Bizkaia

Balmaseda, la primera villa fundada en Bizkaia (año 1199), está situada en un estrecho desfiladero bañado por el río Kadagua. El casco histórico nos recibe al otro lado del emblemático Puente Viejo y nos traslada a un pasado de esplendor. Las iglesias, los palacetes, las casas señoriales y las mansiones de indiano se suceden en un recorrido en el que conviven templos góticos, edificios barrocos o la Casa Consistorial, conocida como ‘La mezquita’ por su gran pórtico de inspiración mudéjar, una joya única en Euskadi.

La villa cuenta con varios museos, testigos de la antigüedad y las tradiciones del lugar. El Museo de Historia recuerda los días pasados en los que Balmaseda floreció al calor del comercio, albergó una de las mayores juderías del País Vasco y fue escenario de cruentas batallas. El Centro de Interpretación de la Pasión Viviente nos muestra lo mejor de la Semana Santa balmasedana, reconocida dentro y fuera de nuestra tierra por el impresionante realismo de la Crucifixión, que cada año atrae a miles de visitantes llegados de todo el mundo.

Balmaseda no puede entenderse sin su privilegiada posición geográfica. Las aguas del río Kadagua irrumpen en la villa con tanta fuerza que su corriente permitió accionar en el siglo XIX la sofisticada maquinaria de la Fábrica Museo La Encartada. La vieja fábrica permanece hoy en día tal cual se inauguró y nos guía por los orígenes de la industrialización en Euskadi y la historia de nuestra prenda más distintiva: la txapela.

El monte Kolitza es el techo de Balmaseda. Sus 879 metros de altitud ofrecen una impresionante panorámica sobre la villa y los valles circundantes. El alcance de sus vistas le merecieron el título de monte bocinero y desde su despejada cima, coronada por una ermita románica, se llamó durante siglos a Juntas Generales de Gernika con hogueras y toques de corneta.

 

Más noticias